PERLAS de José María Mellado

José María Mellado, en la galería Ana Vilaseco, en A Coruña. (Foto: Víctor Echave)

 

José María Mellado posiblemente es el único fotógrafo de este país que ha creado escuela, que son legión y se les conoce como “melladistas”. Tiene tantos seguidores como detractores y su trabajo no deja indiferente a nadie. Pero no quiero hablar de su trabajo ya que para eso están los mil y un foros dedicados tanto a su obra fotográfica como a su best seller. Quiero hablar de sus palabras, de aquellas PERLAS que me han llamado la atención en unos vídeos, “La búsqueda del instante”, producidos por el Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid) y su Centro de Arte Tomás y Valiente, realizados en el año 2009 por el propio fotógrafo y su empresa a modo de autobombo que me dio a conocer el fotógrafo Alberto Lizaralde, que son los que acompañan al post. Para conocer un poco más a fondo a este fotógrafo, recomiendo leer esta entrevista aparecida en el AragónDigital o esta otra entrevista, que encontré por casualidad buscando información sobre Mellado después de una serie de preguntas sin respuesta en una conversación en Twitter entre Lizaralde, Olmo González, Nacho Canon y Ni Con Pepinos de Cienojetes, Oscar Canalejo, Jose Granizo y un servidor.

 

 

En este primer vídeo nos encontramos con la clásica definición del tipo de fotógrafo que uno cree ser. En este caso Mellado piensa que hay dos tipos de fotógrafos: los que crean la imagen, fotógrafos que lo que hacen es construir una idea, una historia, montar todo ese escenario y hacer la foto y luego están los que buscan la fotografía, los que salen como él a cazar, los cazadores de imágenes (min. 01:26). Realmente no se como definir el hecho de que Mellado se autodefina como cazador de imágenes teniendo en cuenta lo elaboradas, retocadas, manipuladas, cocinadas, intervenidas, escenificadas, previsibles y ficticias que son sus fotografías.

Mellado comenta que tiene un “impulso artístico y que lo desarrolla” (min. 02:32) y que ese impulso le motiva (Min. 03:06) “para conseguir que aquellas escenas cotidianas, vulgares, sin interés aparente e incluso cutres” él las vea de manera diferente al resto de las personas, el ver más allá, el ver la belleza que está escondida. Mellado cree que con esto consigue que una persona mire a las cosas de otra manera y lo considera un triunfo. Lo cutre seguirá siendo cutre si lo fotografiamos o lo pintamos y la mirada de un fotógrafo no puede cambiar esa realidad. Lo puede adornar, dar una apariencia de irrealidad a la hora de aislarlo de esa realidad, pero nunca cambiar la visión de otra persona por medio de nuestras imágenes. Esto ocurrirá siempre a través de la imposición nuestra mirada, de nuestras fotografías, pero no transformará la realidad misma, ya que esta pertenece a otro nivel de percepción y de interpretación. Hace falta algo más que una imagen para cambiar la realidad. Si intervenimos en esa imagen de la manera en la que lo hace Mellado lo convertimos en otra cosa y el resultado corre el riesgo de ser meramente decorativo.

“Y si es cierto que se da esa imagen dramática, esa connotación de que algo va a pasar, de que algo está a punto de ocurrir” (min. 08:02). Me pregunto que es lo que cree el señor Mellado que está a punto de pasar en sus imágenes, a parte del Photoshop. Él piensa que hay una tensión entre el ser humano y el paisaje y que consigue reflejarlo en sus imágenes. Yo pienso que la tensión a la que se refiere se produce entre sus fotografías y los espectadores de estas.

A raíz de una crítica que le hicieron en el ABC, en el que le hacían referencia a sus fotografías con influencias hopperianas, José María Mellado hace apología de su ignorancia, algo que se repite en otras entrevistas, reconociendo que no sabía quien era Edward Hopper, se fue a la FNAC y se compró un libro de Hopper (min. 09:09) que le encantó, comentando: “Empecé a ver fotos, bueno fotos no, perdón, pinturas que serían fotos que yo haría, o sea, de alguna forma sin conocer su trabajo pues sí que había una coincidencia en la forma de mirar quizás, tanto algunas composiciones arriesgadas como la soledad, la casa abandonada que algo a pasado o va a pasar algo”. Decir que la soledad es una “composición arriesgada” sí que es arriesgado. No por fotografiar un pimiento te conviertes en el otro Edward, ya que lo único que tienes en común y lo único que te puede acercar a la obra de este artista es el pimiento.

 

 

En esta segunda parte del vídeo empieza comentándonos que le preocupa mucho la corporeidad de la obra. Pensé que nos iba a hablar de la poética del espacio, de cómo representa el territorio en su fotografía como metáfora de lo inmensamente pequeños y frágiles que somos los seres humanos, del paisaje como representación de lo infinito con respecto al universo, representado en la importancia que otorga a esos inmensos y melodramáticos cielos. Nada más lejos de la realidad. Lo que realmente dice sobre esa corporeidad es (min. 00:42): “Fomento a veces el que mi trabajo tenga esa, eeeeh…, ese corporeidad, esa plástica que que que pue, que te permita incluso meterte dentro de él. Entonce por ejemplo me gusta que las fotos no tengan cristal. Me gusta que haya una… una definición mas allá de lo habitual o de lo normal en… en la fotografía. A veces, cuando hacemos copias muy grandes, si la hacemos en ampliadora hay una pérdida de definición, ¿no? Yo a veces, mmm, lo que hago es todo lo contrario, es es intentar mantener incluso en copias grandes esa definición, algo que solamente se hace se puede hacer ¡en pintura!, ¿de acuerdo? Y sí que me gusta que realmente se diluya o intentar que se diluya ese límite que… que es un límite tetécnico en definitiva entre pintura y fotografía y, y me gusta jugar con esa ambigüedad y de hecho, de hecho a veces mi obra el parecen más bien pinturas hiperrealistas”. Pues sí, son “corpóreamente” grandes de cojones.

“La evolución mía ha sido conseguir armar un discurso” (min. 02:13). A falta de tener un discurso, como buen cazador tiene que armarlo. Reconoce que sus fotos son muy parecidas a las que hacía “a lo mejor” hace seis años, lo único que él cree que ha cambiado es que antes no sabía por qué las hacía y ahora sí. Mejor transcribir como lo explica el autor (min. 02:44): “Hay una fase, eh hay varias etapas en el artista, pienso, ¿no? y hay una etapa en la que sencillamente haces lo que tú sientes que debes hacer y ¡lo haces!, pero no sabes muy bien por qué lo haces, por qué estas buscando con eso ¿no? Entonces quizá lo mi evolución ha sido en el sentido de que ahora yo me en-tien-do a mi mismo, o sea, entiendo cuales son mis impulsos y por qué hago esa foto. Entonces eso me permite armar un discurso, oeh que de alguna forma le da más solidez, oeh o más trascendencia a lo que es el proyecto de mi obra”. Vamos, la arteterapia aplicada a la fotografía. Pero me pregunto: ¿cual es ese discurso? Don José María nos lo aclara (min. 03:27): “… el conseguir armar un discurso sobre el trabajo que he hecho estos años y en el cual ese trabajo encaja, ¿no? perfectamente y al final, al final pues, seguir la vía de, de, el paisaje, eh, con la huella humana que de alguna forma era una vía más interesante para mi ¿mm?”. Parafraseando a Groucho Marx viene a decir que “Estos son mis discursos. Si no le gustan tengo otros”. ¿Pero cual es el discurso sobre el que este fotógrafo se ha encontrado a si mismo y ahora ya no hace clones de las fotos de hace seis años?(min. 03:57): “En mi foto el ser humano siempre tiene presencia pero de una forma indirecta, ¿mm?, está la huella del ser humano, no el ser humano en sí y si en alguna foto aparece es como, ue, un elemento, eh, mínimo respecto a lo que es la foto completa y sobre todo siempre es la huella lo que, lo que aparece”. Parce que nos va quedando claro en que consiste su discurso, pero para terminar de aclararlo nos pone de ejemplo una de sus corpóreas fotografías de 1m x 3m, La playa de los Escullos, donde a la derecha, muy pequeñito se ve un vaso de plástico (min. 04:39): “… y bueno, me decía alguien – pero hombre, pero, ese vaso de plástico pues coge y lo clonas y lo… y lo quitas – y yo decía – ¡No hombre, no por dios!, si esa es la… esa es la huella humana en el paisaje ¿no?, como lo voy a quitar, o sea, entonces incluso en esa foto hay esa huella humana y creo que de alguna forma eso lo que distingue una foto mía que entra dentro de mi discurso de una foto que no sea mía. Quiero decir que esa foto sin ese vaso de plástico ya no está en mi discurso”. Vamos a ver como puedo explicar lo del vaso de una manera que no se sienta nadie ofendido; El vaso de plástico no es una huella. En todo caso sería un rastro, pero no una huella. Sobre todo el vaso de plástico es basura, mierda que alguien (puede que incluso el propio Mellado lo haya puesto intencionadamente allí para dar sentido a su discurso) ha dejado porque es un cerdo. Me queda claro que el discurso de Mellado es ecológico y que reflexiona sobre lo guarro que es el ser humano, dejando todo lleno de huellas.

Termina este segundo vídeo comentando que ahora, cuando va a hacer foto sabe muy bien lo que quiere fotografiar, no como antes (min. 07:21): “… yo antes iba cazando, pero cazando todo lo que se me… se me ponía a tiro, iba, iba cazando fotos ¿no?. Ahora no. De hecho hay algo que ha cambiado mucho en mi últimamente y es que yo antes iba a todos sitios con la cámara. Siempre llevaba una cámara encima y ¡ya no! (…) Porque ya no voy cazando en todos sitios, sino que puedo disasociar (sic), eh, mm, los momentos en los que estoy haciendo fotografía de otros momentos. Ya no necesito la foto fortuita, ¡no! Ahora se muy bien cual es mi discurso, que es lo que quiero y entonces hay veces que voy a buscarlo y cuando voy a buscarlo me pongo el chip de, de fotógrafo o de lo que quieras llamar y entonces hago fotos (…) La foto buena no está fuera, está dentro, da igual, no pasa nada, la foto está dentro, soy yo el que hace la foto buena, no la escena en sí (…) yo soy el que decide cuando hago la foto buena”. Cazamos, ahora ya no necesitamos salir de caza, practico la caza selectiva, cuando cazo cazo y cuando no cazo “disasocio” otra cosa. Yo soy el que decide la foto buena. Este hombre es el “Cristiano Ronaldo” de la fotografía.

 

 

En este tercer vídeo ejecuta a modo de “perfomance” la destrucción de su obra. Utiliza una sierra eléctrica de calar. Oyendo lo que ha comentado en los otros vídeos, ¿por qué no utiliza una escopeta? No se si fue antes o después de este evento, el caso es que no es inédita esta manera tan peculiar de destruir su obra. En este otro vídeo se supera. No tienen desperdicio los comentarios que el propio José María Mellado hace sobre lo que él denomina una catarsis, llegando a llamar “cerdo” a una persona que le recrimina su acción: “Una vez asumido que hay que destruirlas, he de decir que materializar su destrucción de forma tan violenta ha sido una especie de catarsis para mí. YO soy el AUTOR y decido sobre su destino”.

47 respuestas

  1. Estimado Francisco,

    El sistema de alertas de Google me ha llevado casualmente a esta entrada en tu blog, así que no he querido dejar de saludarte y darte las gracias por el interés y el tiempo que has tenido que dedicar a investigar sobre mi trabajo.

    Saludos y te deseo que sigas disfrutando de nuestra pasión común: la Fotografía.

  2. Muchísimas gracias, don José María.

    Le puedo asegurar que el esfuerzo no ha sido en vano, ni ha sido fácil. Es lo mínimo que podía hacer, dado la distancia profesional que nos separa.

    La Fotografía nos lo agradecerá a los dos.

    Un sincero abrazo.

  3. ¿Que la Fotografía te agradecerá qué? ¿Con un ego tan grande cómo puedes soportar ser tan gris? Pobre…, te compras una cámara y te crees fotógrafo. Te conectas a Internet y te crees capacitado para dogmatizar y postular sobre arte en general y fotografía en particular. Que alguien como tú me ponga a parir junto a Oliviero Toscani o a García Alix, sólo me confirma que estoy en la dirección correcta.

    Si quieres aprender algo de fotografía deberías leer un poco más, ver exposiciones, ir a ferias, aprender que en el arte no hay reglas preestablecidas y tener la mente un poco más abierta a lo que desconoces, que en tu caso es muchísimo. Aunque supongo que es más cómodo quedarte en tu pequeña burbuja de ilusión desde la que te conectas a Internet y sueltas tus frustraciones al mundo.

    Eres ruido… ¿Me vas a censurar? 🙂

  4. Mellado…ese gran fraude que va vendiendo la moto a grandes editoriales y luego tiene que salir por patas…
    Qué impresentable y qué equivocadamente valorado está tu trabajo.
    Necesitas una gran dosis de HUMILDAD.
    Pídetela estas navidades.
    La necesitas

  5. Mellado se pone alertas de google para ver quien habla de el y poder ir raudo a mostrar su plumaje y darse golpes en el pecho, cual cruce entre gorila y pavo real. Bonito ejemplo de narcisismo mal llevado. En el DSM IV, Esta conducta se clasifica en un codigo 301.81.

  6. Andas, y también escribe como los trolls esos. Lo de ser ruido deben habérselo dicho a él hace poco, no estoy seguro de que haya pillado el sentido.

  7. Paco, este impresentable no merece que le dediques un post.
    Alguien que ha llegado donde está gracias al márketing familar porque lo que son sus fotos…penita dan.
    José María Mellado, no te compares con Álix porque no le llegas ni a la altura de los zapatos. PAYASO

  8. Bueno, no sé el porque de la sorpresa por parte de algunos. Leyendo los libros de J. M. Mellado ya se intuye que la única cosa que no le falta es autoestima. El tono condescendiente hacia el resto de mortales lectores es continuo. Por otra parte, el contenido no es tan cuestionable sino fuera porque nunca hay justificaciones sino “recetas”. Al fin y al cabo, a él la receta no le funciona mal. Hay gente a la que la obra de J. M. Mellado le gusta y sobre eso no hay nada que decir. Quizá algunos deberían preguntarse si les apetece una receta o adquirir conocimiento, que son cosas distintas. Si uno quiere aprender a sacar partido a los instrumentos y las técnicas disponibles al servicio de “sus” imágenes, lo que debe hacer es ir a las fuentes. Porque fuentes hay y siempre las hubo, incluso antes que J. M. Mellado irrumpiese en el coso. Es como la polémica entre Nikon o Canon. Sólo alimenta a Nikon y a Canon. Si no nos gustan sus imágenes, no nos convences sus “teorías” y no soportamos sus “perlas”, ¿por qué estamos hablando de él?

  9. D. Jose María Mellado: Lo suyo son fotos bonitas (a veces ni eso) y ya. Si a usted le gusta pensar que tiene un discurso y que todo goza de mucho sentido, por mi bien. Pero en mi humilde opinión sus fotos son solo postales

  10. “Antimelladistas al poder”.

    Desde que tuve conocimiento por compañeros e interesados en la fotografía (hay quien habla del “Método Mellado” y que hay que leerlo dos veces, como si de una Biblia se tratase) de su apuesta formativa y “método de trabajo” me interesé e indagué. Me compré la tercera edición de su “Fotografía digital de alta calidad” y nada nuevo bajo el sol. Esperé pacientemente asistir a uno de sus seminarios pero no tengo mucho interés en hacer colas de madrugada para abonar una exagerada matrícula. No me arrepiento, aunque tenía deseos de un buen debate técnico con él. Me tuve que contentar con un largo taller de Gabriel Brau que no pienso comentar porque sería más de lo mismo. Mi opinión particular es que cualquiera con fundamentos técnicos y fondos económicos puede construirse un “best seller”, pero nunca será Carlos Castaneda. Es una inversión y le ha dado resultados. Gabriel Brau también reaccionó de manera similar ante un par de preguntas que le planteé. Excepto uno de mis amigos asistentes, el resto de la audiencia estaba muy contenta. ¿Es que les apetece hacer dictados como en la escuela?. Siento haber introducido una variable en el actual estado de la formación en técnica fotográfica. ¿Hablamos de Hugo Rodríguez?

    Salud

    Jose Bueno

  11. No sabes cuanto tiempo llevaba esperando este post. Pienso lo mismo camarada.

    Mellado se descubre con sus propias “Perlas”

    Hablamos!

    Espero q la próxima semana tengas el libro!

    Héctor.

  12. ¡¡¡Jo pelines!!! Yo creía que era de los pocos que pensaba que el Mellado este era un peñazo (y todos sus acólitos), pero desde luego tengo y me veo en la obligación de de aplaudir las agallas del señor Francisco ó Maalagata (no se como dirigirme a usted) por criticar de una forma tan cristalina y afinada la “obra” del señor Mellado (toda una institución). Personalmente, la obra del señor Mellado, me recuerda a cuando yo era un crío y me quedaba embobado viendo las postales de los kioskos de souvenirs en zonas turísticas, esos colores tan bonitos, esos cielos azules, con el candor de la infancia, nunca era capaz de decidirme por cual me parecía más bonita. Ahora que he aprendido un poco, pero muy poco, de fotografía, he llegado a comprender el porqué no era capaz de decidirme, ¡¡¡ todas eran iguales !!! No pretendo decir que las fotos del señor Mellado se parezcan a las postales que compran los japoneses en la Ramblas o Puerta del Sol, digo que, vista una, vistas todas. Entiendo que la obra del señor Mellado tenga un amplio público, totalmente respetable, es evidente que a todos nos encantan las postales, y cuanto menos cultura visual tengas, pues más (esto no lo digo en forma despectiva u ofensiva) para poder apreciar algo es necesario un aprendizaje, es por ello que todos los ayuntamiento tiene alguna foto de este señor. Lo que más me llama la atención es que el señor Mellado, baje a las cloacas a relacionarse con el submundo para defender su trabajo, cosa que me hubiera agradado si hubiese aceptado la crítica de forma positiva, pero ya veo que las verdades ofenden. Quizás, si el señor Mellado, en vez de llamar a su trabajo fotografía, lo llamase por ejemplo… ¿creación digital? tendría menos detractores, pero en fin, estamos en un país libre, de momento… Ya sé que es reiterativo, pero quiero decirlo, la fotografía es: escribir con luz:

    http://gionano61.blogspot.com.es/2012/10/aequat-omnes-cinis_8.html

    Aquí, aprovecho y meto una cuña de una foto mía, que los fotógrafos otra cosa no, pero morro le echamos un rato. Es para explicar que para hacer esta foto, tuve que pasar por este sitio siete veces durante dos días, el segundo día, entre las cinco y las seis de la tarde el sol estaba donde necesitaba, después tuve suerte, solo tuve que esperar unos veinte minutos hasta que pasó el personaje que me terminó la foto. Para ir finalizando, decir que ya se que usted, señor Mellado, hubiese hecho esa foto en cinco minutos, es más, estoy casi seguro que sería capaz de hacer su foto sin tener que haber ido de Madrid a Granada, como tuve que ir yo, ni tener que haber conocido un bar “De Rechupete” donde ponían unas tapas espectaculares, si, ya se que usted en el ordenador hubiera hecho todo eso, pero que quiere que le diga, como diría usted, es que eso no estaría en mi discurso, pero como me gusta decir a mi, en esta vida lo importante no es el destino, sino el camino que recorremos para llegar a él.

    Un cordial saludo para todos, en especial para el señor Francisco o Maalagata (acláreme esta disyuntiva, por favor) por su valor.

  13. Para eliminar a estos artefactos malandrines que osan no profesar El Sagrado Melladismo recomiendo la siguiente receta:
    Menu Filtros/Ruido/Eliminar ruido/Ajustes/Por defecto/Intensidad 8/Conservar detalles 10%/Reducir ruido de color 85%/Enfocar detalles 80/Marcar casilla “quitar defecto JPG”/ Voilá!

  14. ¡Linchamiento!
    Bueno, yo creo que tampoco es para tanto. No creo que las perlas de José María Mellado sean tan escalofriantes como nos las queréis hacer ver, cada uno ve la fotografía de una manera, se expresa como quiere o puede, y dice y hace lo que quiere. Al fin y al cabo, de eso se trata, ¿no?
    Yo creo que se están mezclando aquí dos cosas muy diferentes: lo profesional y lo personal. Una cosa es que no te gusten las fotos de un fotógrafo, otra distinta que te caiga mal o te parezca mala persona o un aprovechado o lo que sea. Desde mi punto de vista hay que tener cuidado en no mezclar estas dos cosas, aunque reconozco que estamos inmersos en dos medios muy propicios para que la barrera entre una cosa y otra se diluya.
    El primer medio al que me refiero es internet. Todos estamos muy tranquilos en nuestra casa sentados y a gusto y el dedo vuela. No estamos mirando a los ojos a esa persona y nos escudamos en nuestro anonimato para insultar.
    El segundo medio al que me refiero es España. Nos encanta reventar a los paisanos que triunfan, somos especialistas en amar un día a alguien desesperadamente y al día siguiente odiarlos a muerte. “Nadal no vale pa ná”, “Nadal es un Dios”, etc etc etc etc….
    No tenemos término medio, vemos en blanco y negro.
    Por supuesto, no estoy diciendo que todos los que han escrito aquí hayan escrito sin razones, cada uno tendrá las suyas para criticar. Yo por mi parte, os digo de nuevo que las denominadas “perlas” de este artículo no me lo parecen tanto, este fotógrafo lo que haces es explicarnos su visión y su forma de ver la fotografía. Puede que nos guste o no, pero tampoco creo que sea para decirle de todo.

  15. Hay que reconocer que el blog, más que “A Sangre” podría llamarse “Con Sangre”.
    Creo que la crítica que se le hace aquí a Mellado ha pecado de innecesariamente cruenta, pero también es verdad que uno en su blog escribe lo que le sale de los *”@ç, y es cierto que el éxito conlleva estar en el punto de mira de la comunidad artística/fotográfica.

    Quizá con algo más de frialdad y menos saña habría sido aún más demoledor (porque un buen argumento vale más que cien insultos).
    Eso sí, me he partido el ojete con los dos primeros comentarios, pero de soltar lagrimones.
    El que Mellado respondiera sin haber leido la entrada, dando por hecho que se estaba homenajeando su trabajo como haría un humilde e impresionado estudiante (de esos que se han comprado su primera camarita en la fnac hace dos semanas) me ha parecido muy significativa de la distancia que ha tomado con la realidad.

    Gracias por el post, un currazo.

  16. Querido Germán, está claro que para gusto… los colores. Me alegro mucho por el señor Mellado que su trabajo sea “venerado” por un amplio público, me alegra que un producto español sea un referente internacional, etc, etc. te lo digo en serio. Pero aquí cada uno tiene su opinión, y este es un blog en el que se habla sobre fotografía, de momento. Cuando tu haces pública una obra, automáticamente te sometes a una crítica, a todos nos gustas escuchar lo bonitas que son nuestras fotos, y claro, cuando estás acostumbrado a que todo el mundo te elogie, si sale una voz discordante, parece que escuece más. No he visto aquí falta de respeto ni odio hacia el señor Mellado, ¿crítica acida?, puede; pero nada más, pero en mi opinión, el señor Mellado se ha retratado solo a la hora de responder a tal Francisco. Fíjate, es más, yo creo que si el señor Mellado hubiera omitido su segundo comentario, hubiese quedado como un verdadero profesional, pero… ¡amigo! aquí todos somos humanos…
    En los videos que ha colgado aquí el señor Francisco sobre el señor Mellado estén llenos de perlas, pero me gustaría conocer tu opinión estimado Germán, sobre una cuestión de la metodología de trabajo del señor Mellado, en el primer video, min. 6,03 nos dice “tengo que aprovechar el poco tiempo que hay con la luz que a mi me gusta…”, hasta hay todo bien, después, en el min.7,00 “Yo intervengo en la imagen, en la postproducción, precisamente para dirigir esa lectura.” Convendrás conmigo, que si esto se lo cuentas a un neófito en la materia, pues seguramente quedará extasiado; pero si lo escucha alguien con unos mínimos conocimientos sobre el tema, debes permitirle al menos que se cuestione si esto es razonable.

    Un saludo

  17. Quiero agradecer a todos y cada uno de los que habéis escrito en el blog vuestra participación.

    También quiero dejar claro que me hago responsable de lo que he escrito en este post. Lamentablemente no puedo estar de acuerdo con algunos comentarios y menos con los que incluyen algunos insultos dirigido hacia la persona de José María Mellado. No es el objetivo de esta entrada poner “a parir” al autor y creo que el subconsciente ha jugado una mala pasada a más de una persona. El objetivo del post se centra en las palabras que arman el discurso artístico de Mellado, no en su obra y menos en su persona. No conozco personalmente a José María Mellado, seguro que es una persona entrañable y su trabajo y esfuerzo merece todo mi respeto, pero considero que sí se puede criticar ese “discurso” con la única intención de desmontarlo para poder entenderlo.

    Antonio Puértolas, puede que el trabajo de este AUTOR esté “equivocadamente valorado”, pero esto no es mérito de él sino de las personas que le han puesto donde está, que son los únicos responsables y temo que en esa responsabilidad compartida hay muchos fotógrafos y fotógrafas. Yo mismo compré su libro con lo cual tengo parte de responsabilidad, así como colaborar en la creación del mito con este post. Comparto con Pedro Alcántara su opinión cuando comenta que “no merece que le dediques un post”.

    Carles Mitjà, nos sorprende Mellado por sus reacciones, supongo.

    Glòria Domínguez Barceló, también lamento la oportunidad que nos ha negado Mellado de darnos una respuesta lo suficientemente clara como para haberme tenido que comer mis palabras. Supongo que para eso tenemos que pasar por caja.

    Jose Bueno, no me considero “antimelladista”. Como ya he dicho antes, que cada uno haga lo que crea que debe hacer y si estas personas de las que hablas en tu respuesta están donde están, no es solamente por sus méritos. La pregunta que nos deberíamos hacer sería: ¿nos gusta que nos tomen el pelo?

    Nano, te aclaro: me llamo Paco. No son agallas, sencillamente la ignorancia es muy atrevida. Estoy de acuerdo con lo que comentas pero aclaro que no son las fotografías de este señor lo que ha motivado el post, sino el hecho de tener que adoptar un discurso prestado que alguien le habrá contado en algún sitio para poder encajar su trabajo en el mundo del arte, pero no porque sean “fotografías artísticas”.
    Irónica es la palabra, pero nunca irrespetuosa, como ya te encargas de aclarar. Te agradezco el comentario.

    @mariomartin_net, es “la receta”. Eso no es ni malo ni bueno. Eso es una decisión personal.

    Germán Gutiérrez, ¿de verdad piensas que se está linchando a Mellado en este blog? Creo que más bien es una reacción a su respuesta. Y lo lamento. Mellado no nos explica su visión y su forma de ver la fotografía, sino que nos intenta vender como discurso lo que no es más que una escusa para poder justificarse ante el mundo del arte contemporáneo. Si fuera sincero nos diría que su visión y su forma de ver la fotografía es la de hacer negocio por encima de todo, incluida la fotografía y está en su derecho. Te puedo asegurar que no es personal, es simplemente por dignidad profesional.

    el korral de los konceptos, cierto, a todos nos ha pasado y tiene la importancia que cada uno quiera dar.

    Jose Wela, Creo que en ningún momento he insultado a Mellado y he argumentado de manera clara y directa sus palabras. Puedo entender que no estés de acuerdo.

    Por último, gracias a Olmo González, DSM IV, Joan, Cienojetes, Gerard Boyer, Oscar Canalejo, Hector e Inocencio, por vuestros comentarios sin mi respuesta.

    Todos somos ruido. (Fddac, JMM – CS2. Capitulo 5.4.1.1.3 Pg.XI)

  18. Noto cierta envidia,sus fotografias son muy buenas…como la de otros muchos fotografos y ya.si solo existiera un estilo el arte seria aburrido……

  19. Querido Bermudez… Creo que deberías hacer un esfuerzo y tratar de comprender lo que lees, sino no hubieras hecho este comentario. Por otra parte, que a ti te parezcan “muy buenas” sus fotos es muy respetable, de igual manera podrá haber otras personas, igual de respetables, que no se lo parezcan tanto, es solo una diferencia de criterios, no de envidia.

    Un saludo

  20. Si alguno de vosotros estuviera pagando a plazos la estocada que te mete efti por el master de fotografia artística, y que no vale para nada, sabriais que ese discurso solo ha podido salir de un sitio.
    Su éxito residió en la ignorancia del personal. Y su caida va a tener también que ver con lo mismo.

  21. Ya he visto algunas fotos de este señor, no me gustan nada. Da la impresión de que están hechas pensando en la gente que no entiende mucho de arte, esos que ven un cuadro de Kandinsky y sueltan: “Menuda chorrada, eso lo hace mi hijo de cuatro años.”

  22. No diga Photoshop, diga Mellado.

    Por ejemplo;
    *A esta foto cutre, la paso por el photochop y llego al punto de cuando la previsualice.
    -A esta foto cutre la Mello y queda guay.

    *Esta foto tiene tanto photochup, que ha quedado irreal.
    – He Mellado esta foto.

    *En esa foto salgo gorda, ¡haz algo!
    -¡Ya estas Mellando esa foto!

  23. Hola a todos, hace poco me he comprado el último libro de Mellado, y bueno me quedo con lo que voy a poder utilizar. Veo que se critica por lo general de una forma no constructiva, demostrando así el poco conocimiento en la materia. Nos puede gustar más un fotógrafo u otro pero no por eso al que no empaticemos hay que decir las barbaridades que he leído. Decirme si no es cierto que el 99% de las fotos que hacéis no las tratáis? ya la forma de hacerlo dependerá de cada persona, y seguramente vendrá influenciada por el tipo de fotografía que nos guste o el estilo de algún fotógrafo. Todos somos influenciables. Hay que quedarse con los aprendizajes durante toda la vida e ir haciéndolos nuestros, lo que a nosotros nos sirva, así nuestro trabajo estará en constante evolución. Hacer fotos y disfrutar es lo que importa. Y por cierto a las gentes se les conoce en la intimidad, no por que salgas en un vídeo de internet y parezcas prepotente ya lo eres. Hay que tener la mente abierta y absorber de todo lo que nos rodea. Ala ya he acabado 😛

    Saludos a todos.

  24. Hola Francisco/Maalagata:

    Pues eso, soy antimelladista no sólo porque no me gusta que me tomen el pelo, sino porque, en la misma medida, tampoco me gusta que le tomen en el pelo a los demás.

    Trabajando con alumnos te enteras que algunos han pagado 200€ por un curso de fotografía y no saben qué es la temperatura de color de una fuente de iluminación ni saben interpretar un histograma. El curso lo imparte la típica fundación asociada a la universidad en la que trabajo. No puedo denunciarlo porque los propietarios de los medios se han encargado de dejarme fuera de circulación.

    Aquí me siento a gusto, aunque se pueda interpretar que hago uso de la capacidad de convocatoria de tu blog. Gracias.

    Salud

    Jose Bueno

  25. El señor Mellado, no es más que otro de esos expertos en trucos y recetas para conocinar fotos bonitas. Hacer fotos bonitas es una cosa, ser experto en imagen digital es otra. Yo asistí hace tiempo a una de sus numerosas charlas, y mi impresión es que tiene unas importantes carencias tanto en talante como divulgador como en fundamentos de imagen digital.
    No a todo el mundo le interesa profundizar en las cosas, por eso hay clases de “manualidades” y facultades de Bellas Artes. Hoy en día a la gente le gusta sentarse delante de un ordenador y obtener resultados (fotos bonitas), el fundamento de como funcionan las cosas es irrelevante e incluso molesto, esta actitud genera la necesidad de comprar nuevos manuales y asistir a nuevos cursos para aprender nuevos trucos. Dicha actitud es un gran negocio ¿para que ir contra ella?. Desafortunadamente en este pais divulgadores como Mellado hay muchos, pero esta gente dan una solución a una demanda, lo triste viene por las actitudes que generan dicha demanda….

  26. No vivo de la fotografía, si es que esta condición define al fotógrafo, soy un profesional sanitario y de ello vivo, bien. Disfruto con la fotografia , estudiando, haciendo fotos, editando, disfruto, como no cuando recibo algún premio o cuando mi hija enseña con orgullo una de mis fotos a sus amigas ” es de mi aita “, disfruto también viendo las fotos de otros, seguro que algunas serán vuestras. Tengo que agradecer a Jose Maria Mellado, a sus libros, una inmensa parte de ese disfrute, si todavía te han quedado ganas de seguir leyendo, Sr. Mellado, Muchas gracias por hacerme disfrutar tanto de la fotografía.
    Desprestigiar al que consigue lo que ninguno rechazaría, me parece una postura poco inteligente que, ademas ,consigue el efecto contrario y menosprecia a miles de personas, no solo a él. Eso si, escondidos en el anonimato de internet.
    …Muy español, …así nos va.
    rsantaex@gmail.com

  27. Yo alucino con vosotros de verdad… Jose Maria Mellado ha estado muchos años metiendole a la fotografía y a conseguido sus frutos. Sus fotos te pueden gustar mas o menos pero eso no te da ningún derecho a meterte ni con el ni con su fotografía. Enhorabuena Jose Maria por los resultados obtenidos y espero que te siga yendo bien por mucho tiempo mas. (Que la gente envidie tu éxito es bueno)
    Un saludo a todos vosotros de parte de un gran admirador del efecto Mellado, Dragan y muchos de los grandes y no tan grandes.

  28. ¿Oh! que sorpresa, no soy Bequer y sin embargo en mi comentario pone que lo soy, lo cual demuestra que el que dice ser José María Mellado en los dos primeros mensajes puede ser cualquiera, así que los “señores” (si es que son quién dicen ser, claro): Olmo Gonzalez , Antonio Puértolas, DSM IV, Joan, Pedro Alcántara, Carles Mitjà, Glòria Domínguez Barceló, Cienojetes (qué verguenza, con los graciosos que son), Gerard Boyer, Inocencio, Jose Wela y el propio autor de este blog o son unos ineptos tecnológicos y unos temerarios que dan por cierto lo que cualquiera puede falsear o unos innobles sin escrúpulos que a sabiendas de ello aprovechan la ignorancia general para calumniar al señor Mellado, y esto no es cuestión de opiniones o gustos, es un hecho probado que califica a estos “señores”.
    A partir de aquí todo el intento de afirmar la presunta superioridad moral, artística y fotográfica de estos “señores” frente a un fotógrafo, raya en el ridículo.

    A mi no me gusta el autor en discusión, pero no me parece que ganar dinero, hacer las fotos que le de la gana y decir las tonterías que quiera sobre ellas sea nada moralmente malo, sin embargo el espectáculo visto en el tendencioso texto (con lo fácil y efectivo que es decir solamente la verdad acerca del método mellado) y los inefables comentarios, si es bochornoso e inmoral.
    yo que vosotros lo pensaría un poco.

    Buenas noches.

  29. Hola.
    Supongo que cada uno enseña y aprende lo que quiere. J.M. Mellado lo hace, y el autor de la entrada MAALAGATA supongo que también lo hace.
    Si no he estado muy torpe MAALAGATA intenta mostrar la incoherencia que él entiende entre el discurso de J.M. Mellado y su obra. Bueno, seguro que J.M. Mellado intenta explicar lo que siente que es su trabajo.

    Lo que sí es cierto es que muchas veces criticamos obra o maneras de trabajar sólo porque nosotros no somos capaces de vender nuestra obra o trabajo al igual que otros. Me explico. ¿Recordáis la fotografía más cara del mundo? Seguro que sí. ¿Quién de vosotros en su sano juicio hubiese pagado el dinero que costó? Seguro que nadie. Y todos, en privado o público, nos pusimos a criticar una obra tan simplona y qué estúpido fue el comprador. Yo tengo que reconocer que lo que más me jodió de aquello es que yo, que soy un inútil en la fotografía, quizás hubiera podido hacer aquella foto, pero que ni por asombro hubiera podido venderla por ese pastizal. Y eso sí que me jode enormemente, no saber vender mejor que otro de la misma calidad, o incluso inferior que la mía.

    Yo aprendí algunas cosas con el libro de J.M. Mellado. Donde expone su manera de trabajar. Es lo que vende, y sabe venderlo muy bien. Aprovecho por si lee esto señor Mellado, creo que excesivamente caro, aunque supongo que la editorial también fijará un mínimo. Pero el que decidió su compra fui yo, nadie me obligó.
    También digo que he aprendido más leyendo y viendo vídeos por internet.

    Un saludo.

  30. Da pena comprobar como siempre la envidia hacia el éxito produce ciertos ejercicios innecesarios de inquina que no aportan nada.

    He querido repasar de primera mano la obra de algunos críticos, aquí presentes, con la obra de Mellado, y he llegado a la conclusión de que, por suerte para humanidad, no creo que el legado artístico que dejan perdure en el tiempo, ni siquiera en la Historia de la Fotografía, ni tan siquiera en un archivo olvidado.

    Deberíamos estar mínimamente agradecidos de la sinceridad de un autor al exponer sus preocupaciones sobre su obra y trayectoria. Deberíamos estar agradecidos porque comparta su técnica con nosotros. A nadie obliga, a todos ofrece. Este ejercicio de generosidad os ha faltado a más de uno.

    … sigamos pues, … y venga, todos a hacer corro para pegar y patalear a Mellado. El vende sus obras pero sus clientes no saben comprar. El vende sus libros y es el autor de habla castellana en divulgación más leído. Claro, es que los de este blogs somos superiores. Nosotros sí sabemos lo que es fotografía. Nosotros sabemos lo que es arte… Ja, Ja, Ja, Ja. Ya mismo estoy haciendo cola para compraros una obra… (ni borracho).

    P.D.: espero que el tono haya estado a la altura de los comentarios volcados en este blog. Aunque reconozco que me gusta ser comprensivo y más constructivo en mis intervenciones, pero … no procedía.

  31. Hola
    Soy yo otra vez, José María Mellado.
    En realidad, me encanta que se hable mal de mi.
    Soy como el Donald Trump de la fotografía y no hay nada mejor que tener publicidad gratis. Reconozco que puedo llegar a ser un poco petardo, sí. Pero el foro de marujas gallináceas que tenéis montado aquí tiene telita…
    ¿Por qué no dejáis de cacarear y salís más a la calle con vuestras cámaras?

  32. Para mi es un pájaro con aires de vendedor de humo, si observas sus fotos con detenimiento, aparte de ser impresas en un gran tamaño y gozar de una gran definición, como fotógrafo NO APORTA EN ABSOLUTO NADA, el único aporte quizás sean sus libros técnicos, a través de ellos se puede dominar con más facilidad la edición fotográfica con programas como PS o Lightroom, pero como fotográfo anda un poco en las Antípodas, quizás por ello le gusta verse y fotografiarse rodeado de fotógrafos de verdad, para ser considerado quizás parte del “gremio”, nada más allá de la realidad, es por un lado un informático con una cámara, y por otro alguien que le vendería frigoríficos a los esquimales.

Deja un comentario